21/01/2019

Contratapa

Aniversario

“La tragedia de los bomberitos”

Por: Eduardo Carrizo
El 21 de enero de 1994, 25 bomberos, de entre 11 y 25 años, perdieron la vida intentando apagar un incendio que ocurrió en un campo de la ciudad de Puerto Madryn, Chubut. Uno de ellos era primo de Pedro Montesino, un vecino que, desde hace un tiempo, vive en Las Termas.
Ampliar (1 fotos)

Foto de archivo del diario La Nación

En la jornada de hoy se conmemora el aniversario Nº 25 de "la tragedia de los bomberitos", conocida así por la muerte de 25 jóvenes bomberos -de entre 11 y 25 años- que quedaron atrapados en un incendio de campos en Puerto Madryn, Chubut. Una de las víctimas fatales era primo de Pedro Montesino, un vecino que, desde hace un tiempo, vive en Las Termas.  

"Mi primo se llamaba Alexis González" contó. "En ese momento tenía 22 años. Era deportista, fue campeón argentino de jabalina, de atletismo, y le gustaba ayudar a la gente. Yo tenía 16 años, y con él comencé a ir al cuartel que quedaba a 3 cuadras de mi casa en el barrio Santa María”.

“Ese día hacía calor y estaba en la playa –recordó-. Escuché la sirena y como era cadete quise ir, pero no llegué a tiempo".

Los bomberos que se presentaron intentaron calmar el fuego que se produjo en esa vegetación patagónica -jarilla, molle- que no superaba el metro de altura, pero los vientos cambiaron la dirección de las llamas y rodearon a los voluntarios que terminaron perdiendo la vida por asfixia.

"Era un incendio normal en el sur, pero las condiciones climáticas les jugaron en contra" reflexionó Montesino. "Después de esa tragedia, se cambió la metodología de trabajo en todo el país, y los bomberos menores de 18 años solamente pueden hacer tareas adentro del cuartel".

Un informe de 1999 del diario Clarín, señalaba que "el juez del lugar consideró que no hubo responsables y que la tragedia se debió a la fatalidad y la causa fue cerrada a los seis meses. Sin embargo, informes posteriores revelaron que los menores de edad (que se incorporan como bomberos cadetes) no pueden salir a combatir incendios. Pese a ello, aún no se explicó por qué razón once adolescentes integraron la dotación ni se constató a quiénes cabe la responsabilidad de haberlos enviado al epicentro del foco".

En esa noticia también contó la historia de un matrimonio que perdió a uno de sus hijos en este hecho. Después de la tragedia, “los Mancini se tuvieron que mudar al centro de Madryn, porque un incendio destruyó totalmente su vivienda. Luis y Ana María sostienen que el fuego se inició en la pieza de Leandro, el hijo que murió en 1994. Pese a las pericias realizadas y a la inexistencia de calorama y artefactos eléctricos, nadie pudo determinar el origen del fuego”.

En la plaza San Martín de esa localidad se levantó un monumento que los recuerda y un panteón donde descansan sus restos. Finalmente, Pedro, quien se desempeñó como voluntario en la ciudad termal, expresó: "Felicito a la Comisión Directiva de Las Termas por el crecimiento del edificio, del personal, de los recursos. La gente tiene que valorar el trabajo que hacen los bomberos en Argentina".

Recomienda esta nota: