17/12/2015

Contratapa

Medios de Comunicación

¿El pueblo santiagueño tiene el cuarto poder?

Por: Eduardo Carrizo
En lo que se refiere a medios masivos de comunicación, el pueblo santiagueño no tiene el 4º poder. El 4º poder también es del gobierno, y de los empresarios.
Ampliar (1 fotos)

Vecino de Río Hondo leyendo Voces

Con 28 años, he tenido la oportunidad de trabajar como periodista en medios gráficos como El Liberal, Nuevo Diario, y este año en Voces de Río Hondo.  En todas estas experiencias laborales he conocido personas y he aprendido.

Como en cualquier empresa mediática, aprendí que en los grandes medios de comunicación de Santiago del Estero, son los dueños (ICK- Cantos) los que deciden qué se publica y qué se censura en sus espacios. Un periodista produce, realiza; un editor propone, corrige, quita, agrega, y finalmente es el dueño el que decide qué publicar. En nuestra provincia, lamentablemente, los propietarios de esos medios perciben publicidades del gobierno provincial y de las comunas, por lo que generalmente censuran notas que sean críticas de estas administraciones.

Por esta situación, en lo que se refiere a medios masivos de comunicación, el pueblo santiagueño no tiene el 4º poder. El 4º poder también es del gobierno, y de los empresarios. Un ejemplo de esto ocurre cuando ciudadanos santiagueños realizan protestas que “no salen” en la radio, la tele, o los diarios, lo que produce que esos reclamos pierdan fuerza al no tener eco popular o mediático. Aunque existan otros medios audiovisuales en los que se publiquen estas noticias –como Facebooock- , estos medios no tienen el mismo alcance, impacto, o influencia social que tiene uno masivo. Si realmente queremos que el pueblo santiagueño-termeño tenga el 4º poder, los ciudadanos deben financiar, participar, y compartir las notas de esos nuevos periodistas y medios.

Después de estas experiencias, con Nicolás Salvi decidimos fundar nuestro propio periódico: “Voces de Río Hondo”. En base a ese contexto local y provincial, queríamos que sea un medio 1) libre, en el que pudiéramos publicar sobre cualquier temática –críticas constructivas, debates, protestas, conflictos sociales, denuncias- 2) responsable, porque a esa libertad no la queríamos usar para injuriar o calumniar –acusar de un delito sin tener pruebas- a cualquier persona 3) plural, publicando diferentes opiniones sobre un tema, y 4) de calidad estilista y temática.

Aunque seguramente nos queda mucho por mejorar y corregir, para ningún número del periódico hemos llamado a un empresario o a un representante del gobierno para preguntarle si podíamos o debíamos publicar una noticia. Todas las notas que publicamos, decidimos publicarlas porque consideramos que estaban compuestas de un dato de interés público, una o más fuentes, dos versiones sobre el mismo tema, pruebas, y la firma de la persona responsable de la nota.

Después de todo este proceso, uno descubre que en los medios de comunicación de Santiago del Estero, existen un “periodismo empresarial”, un “periodismo gubernamental”, y un “periodismo profesional” –plural, no objetivo-. 

¿Cuáles son, entonces, los pros y los contras de ser un periodista “independiente” del poder político y económico? Los pros son que trabajamos con libertad, que investigamos y escribimos sobre lo que nos parece importante, que no estamos detrás de “la primicia o el hecho policial” porque tenemos que competir y “vender”. Los contras son que no tenemos un empresario o un gobierno que, una vez al mes, nos deposite plata en una cuenta, para que nosotros cobremos con una tarjeta. Tenemos que buscar diversas fuentes de financiamiento –hoteleros,  gastronómicos, comerciantes, funcionarios, profesionales- para poder hacer nuestro trabajo, tener un ingreso y sostener a nuestras familias.

Para nosotros, como periodistas, este es el precio de la libertad, de la información libre, plural, responsable y de calidad. Por lo tanto este es el precio que le cuesta al pueblo santiagueño y termeño tener su 4º poder.   

Recomienda esta nota: