28/03/2018

Economía

La Secretaria de Economía se presentó en el Concejo Deliberante

Por: Eduardo Carrizo
Respondió preguntas sobre la denuncia del Tribunal de Cuentas, la Ley de Emergencia Económica, y la marcha general de la economía Municipal.
Ampliar (1 fotos)

Foto: Matías Gramajo

Sorpresivamente, en la jornada de ayer, la Contadora Mariela Flores, Secretaria Municipal de Economía de la comuna de Las Termas, asistió a la segunda sesión especial a la que fue invitada por el Concejo Deliberante para responder preguntas sobre 1) la marcha general de la economía municipal, 2) la denuncia realizada por el Tribunal de Cuentas, y 3) la ley de Emergencia Económica.  

Acompañada por Secretarios y empleados municipales de otras áreas, la titular de la cartera económica, se presentó a las 19:00 en el recinto del Poder Legislativo. El Dr. Gustavo Corbalán, presidente del cuerpo, fue el encargado de comenzar la sesión, y el concejal Carlos Cajal fue quien realizó las primeras preguntas (67 en total) que se encontraban en el temario que la contadora recibió el viernes pasado.

Por la extensión de la sesión, en esta nota se transcribirán algunas de las preguntas y respuestas sobre la denuncia del Tribunal de Cuentas; en otros informes se tratarán las otras temáticas. 

Cajal: Los hechos que denuncia esta institución de control ocurrieron entre el 15 y el 30 de noviembre de 2016, durante la gestión de la Contadora Celia Arfur, ex Secretaria de Economía. Al asumir su cargo el 1° de diciembre de ese año, ¿por qué no hizo una auditoría o por qué no inició un sumario administrativo?

Flores: “Tomé posesión del cargo el 1° de diciembre de 2016. Entonces yo tengo responsabilidades jurídicas desde esa fecha en adelante. Si antes de iniciar mi trabajo, yo hubiera querido hacer una auditoria de la gestión anterior, tendría que haber realizado esta tarea en las 9 áreas que corresponden a la cartera, y tendría que haber paralizado el municipio” comenzó. “Yo no tenía conocimiento de que faltaba el depósito de planillas anteriores. Apenas inicié, ordené que se depositaran diariamente las recaudaciones de cajas, hecho que se viene haciendo con regularidad. Yo no tenía por qué saber si estaban, o no, depositadas las cajas anteriores.  

Diferencias entre los $280.000 “desaparecidos”, y los $425.000 encontrados

Cajal: ¿Qué pasó el 4 de mayo de 2017 cuando usted denunció que desaparecieron $280.000?

Flores: “El 4 de mayo el Tesorero me comunica que le faltaba de la caja fuerte lo que él llamaba un “ladrillo de dinero envuelto en una bolsa de supermercado” que tenía adentro de la caja fuerte que era la recaudación del día 28 de abril. La situación me tomó por sorpresa, llamé a un policía para que custodiara el área, y le fue a informar al intendente. El me autorizó a hacer la denuncia y se iniciaron los trabajos policiales. Ese día se estaban pagando los sueldos a monotributistas. Se cerró la tesorería, e hicimos un arqueo de cajas de más de 15 horas con policías, asesores del gobierno, funcionarios, y técnicos de delitos económicos. Se apartó al tesorero y a todo el personal del área. Tuvimos que armar el área con gente inexperta a la que había que capacitarla. Fueron días difíciles. El faltante fue de $280.000.

“Cuando terminamos el arqueo de la caja fuerte, seguimos con la inspección ocular en toda la oficina. Durante esos días, encontramos medallas de oro, de plata, que pertenecían a empleados municipales que nunca las fueron a retirar, cheques vencidos, cheques corrientes, chequeras, pagos de proveedores. Ahí encontramos otra caja de cartón que tenía documentación de comprobantes de gastos que no estaban rendidos, y montos de dinero abrochados con los recibos de las cajas de recaudación. Eso no estaba en la caja fuerte, estaba en el tesoro. Por los recibos, tenía la sospecha que eran cajas de noviembre. Pero no tenía la certeza, y ahí el intendente me ordenó hacer la auditoria. Entonces, los $280.000 que faltaban corresponden a la caja recaudatoria del 28 de abril que no se depositó porque hubo feriado bancario; la plata que se encontró aparte era de otra materia, no respondía a ese monto, y tenía abrochados los recibos de recaudación. No tenían nada que ver con el faltante –que sigue faltando y está en la justicia-; lo encontrado era mucho mayor: $425.000. La plata que encontramos, estaba en una caja de cartón detrás de un maletín, atrás de la caja fuerte, en la parte de arriba, junto a todos los comprobantes de gastos que secuestró la gente de delitos económicos. Cuando hice la auditoria y tuve la certeza de a qué correspondía ese dinero, hice los depósitos en la cuenta correspondiente. Al principio no sabía, no entendía a qué correspondía ese dinero, así que tuve que investigar, profundizar. No era mi gestión. Yo no sabía hasta mayo de 2018, que faltaba depositar plata de noviembre de 2017.

“Diferencias de criterios”

Cajal: Lo que usted recauda el 16, lo deposita el 17, por qué la gestión anterior no hizo el depósito como correspondía/ Sánchez: ¿Por lo que usted describe, encontró anormalidades de la gestión anterior?

Flores: No juzgo a la secretaria anterior porque no la conocí. Pero cada uno tiene sus criterios. El criterio que tenía ella, no es el mismo que el mío. La secretaria tenía el criterio de mantener fondos, por cualquier contingencia, en la caja fuerte. Yo no lo comparto. De hecho, desde el primer día, comencé a depositar los fondos. Pero un día, para subir al escenario, un artista que tocó en un festival en Las Termas, exigía el pago en efectivo ¿y cómo haces? Entonces entiendo que la secretaria anterior consideraba tener fondos para este tipo de contingencias. No me parece mal. Con el tiempo uno va viendo que necesitaba tener disponibilidad de recursos. A veces tenés que despachar gente que tiene que ir a un hospital y tenemos dos cajas chicas de $8.000. Hay criterios y criterios, yo opino diferente a la contadora anterior, pero los dos criterios son válidos. Cambié los criterios para agilizar los pagos, tratamos de regionalizar las compras para darle prioridad al contribuyente local.

Me parece que si no hay ninguna norma que considere que es delito “tener plata guardada en la caja fuerte del tesoro” no es delito. No entiendo por qué atacar estos sucesos como si fueran un delito. ¿Cuál es la norma contable, administrativa, que dice que depositar, dos días, un mes, un año después es un delito? ¿Si la plata está depositada, cuál es la falta de transparencia? Ninguna ley municipal o provincial, establece un plazo, un tiempo o una forma. Las cosas están en la justicia.

Puntos fuertes y débiles de los poderes ejecutivos y legislativos en la sesión especial que se realizó ayer en el Concejo Deliberante.

La Contadora Mariela Flores, Secretaria Municipal de Economía, demostró carácter, claridad y contundencia en aspectos técnicos y conceptuales. Dejó en claro que, al asumir el 1° de diciembre de 2016 no realizó una auditoria de la gestión anterior, para no paralizar todas las áreas; que en mayo de 2017, cuando denuncia que se desaparecieron “$280.000” de la Caja Fuerte –esa situación todavía está en la justicia y no se ha esclarecido-, realiza una inspección ocular en el área y encuentra $425.000.

Ante este descubrimiento, realiza una auditoria, establece a qué cuenta correspondía, y deposita el dinero (de las 9 planillas recaudadas del 15 al 30 de noviembre de 2016 que no se habían depositado en la cuenta correspondiente). Señaló que la secretaria anterior (Celia Arfur) recaudaba y guardaba dinero en tesorería para cualquier contingencia, y que ella lo que recauda un día, lo deposita en la siguiente jornada. Que los dos sistemas son válidos porque cada una tiene sus propios criterios, ya que no existe una ley contable o de administración financiera, municipal o provincial, que establezca tiempos (un día, una semana, un mes, un año) para depositar en las cuentas pertinentes los recursos recaudados por el municipio.

Pero como preguntas quedan: ¿por qué no hubo comunicación entre la secretaria saliente y la entrante, en la que se informara que había $425.000 de 9 planillas recaudas en la oficina de tesorería que todavía no habían sido depositadas? ¿Si no “desaparecían” los $280.000 de la Caja Fuerte no se iban a encontrar los $425.000 en Tesorería? ¿Fue falta de comunicación, negligencia? ¿Por parte de quién?

Los concejales fueron contundentes al señalar que, de acuerdo a lo que establece la Ley de Emergencia Económica Municipal, el Ejecutivo tendría que haberles informado, y esperado su conformidad, para arreglar y pagar a particulares sentencias de juicios perdidos.

Pero, por otro lado, quizás por no ser especialistas en materia económica, se mostraron frágiles para comprender respuestas técnicas de la contadora –por ejemplo que los $280.000 eran una cosa, y los $425.000 otra- sobre la denuncia del Tribunal de Cuentas.

Resulta positivo para la democracia que los dos poderes elegidos por el pueblo de Las Termas se hayan reunido y dialogado. Lamentablemente, empleados de los dos sectores discutieron y no permitieron que la reunión finalizara normalmente.

El Ejecutivo tiene que acostumbrarse a informar y rendir cuentas ante el legislativo y el Tribunal de Cuentas, porque sus representantes administran una comuna municipal, no una empresa; y los concejales tienen que mostrar mayor preparación y tacto en las temáticas que se proponen, consultan, reclaman y debaten.

En términos futboleros, por mayor preparación técnica, la contadora comenzó dominando la cancha, hasta que los concejales emparejaron el partido. Lamentablemente, por incidentes entre las dos hinchadas, se terminó suspendiendo el encuentro.      

Recomienda esta nota: