14/03/2020

Educación

Informe

Avances y problemáticas para la integración de niños con autismo en Escuelas comunes

Por: Eduardo Carrizo
Aunque se realicen esfuerzos para incluir a los chicos en el sistema, las escuelas primarias no cuentan con gabinete psicopedagógico o maestros integradores.
Ampliar (1 fotos)

"La escuela a la que asiste este niño está haciendo un muy buen trabajo"


Desde hace un tiempo, niños y adolescentes con autismo o discapacidad asisten a distintas escuelas comunes de Las Termas.  Para lograr esta integración, directivos, docentes y padres hacen grandes esfuerzos, sin embargo todavía quedan aspectos para mejorar.

En diálogo con Voces de Río Hondo, Gabriela Décima, madre de un niño con asperger, señaló: “En el jardín, a mi hijo le diagnosticaron que tenía autismo. Él es inteligente pero tiene atención a corto plazo, escribe o estudia un rato y después quiere jugar –ejemplificó-. En la primaria comenzamos a tener algunos problemas, pero siempre cumplí con todo lo que la escuela me pide: que se haga estudios, que lo vea un psicólogo, y el neurólogo nos dio un informe donde dice que mateo está apto para una escuela común”.

En el establecimiento, el niño tiene horarios reducidos y este año cursaría 4º grado. “Pero en el 2019 no me entregaron su libreta y todavía no lo inscriben para este ciclo, y no comenzó las clases” reclamó su tutora. “No entiendo por qué no lo inscriben, por qué no está asistiendo a la escuela. Sentimos que nos discriminan, por qué tanta burocracia para poder inscribirlo”. 

Fuentes calificadas, señalan: “Somos una escuela inclusiva, y la mamá sabe que el niño tiene un lugar por eso viene a esta institución desde hace 3 años, pero para que tenga un normal desempeño tiene que hacerse estudios y presentar toda la documentación. Como sabemos lo que está pasando, les damos un tiempo hasta abril para hacer todos los estudios y análisis”.

El Programa Provincial de Inclusión Educativa está impactando en las escuelas primarias de la ciudad. Junto a la Escuela Municipal Especial Ua Shutu trabajan para lograr la inclusión en todos los establecimientos.

Uno de esos técnicos especializados, señaló: “la escuela a la que asiste este niño está haciendo un muy buen trabajo, sus directivos trabajan muy bien y no ponen ninguna traba, pero hay padres que no colaboran y no cumplen con lo que tienen hacer, y ya se vivieron episodios de violencia porque no hay un tratamiento adecuado para los chicos”.

Avances y deudas

Otro niño con autismo asiste a la escuela con un maestro integrador. “Nosotros –contaron sus familiares- quisimos que vaya a una escuela común porque en la especial iba a estar en una misma sala con chicos más grandes de edad y con otras problemáticas, y nosotros queremos que él se integre con los niños de su edad, pero para que vaya a la común tenemos que hacer una inversión en un maestro integrador. Aparte de su maestra de grado que pone la escuela, nosotros tenemos un maestro integrador que lo acompaña pero se nos hace muy costoso”.

Más allá de la buena predisposición de directivos y docentes, la mayoría de las escuelas primarias de la provincia no cuentan con un gabinete psicopedagógico o maestros integradores. Muchos padres tampoco poseen los recursos para contratar un profesor especial particular.

Un docente integrador en una escuela común podría trabajar con contenidos adaptados para niños con autismo o discapacidad. Una de las deudas pendientes de la educación pública en la provincia es que las escuelas cuenten con gabinetes psicopedagógicos y maestros integradores que apoyen la tarea que los maestros realizan para lograr una mejor inclusión, integración y aprendizaje.


Recomienda esta nota: