06/10/2020

Educación

Ciencia y Tecnología

Científica de Las Termas trabaja en la Universidad de Nueva York

Forma parte del Departamento de Bioquímica y Farmacología Molecular, e investiga a las bacterias resistentes a los antibióticos con el objetivo de aportar al desarrollo de nuevas drogas y tratamientos.
Ampliar (2 fotos)

Su etapa en Rosario

María Marcela Cameranesi nació en La Banda, pero creció en Las Termas. Cursó sus estudios primarios en la Escuela Fuerzas Armadas N° 673 y el nivel secundario en la Escuela de Comercio Ramón Gomes Cornet.

Su primer acercamiento y contacto con la ciencia lo tuvo cuando tenía 11 años. “Desde chica siempre me gustó leer, observar, era muy curiosa –contó- y en 6° grado con la señorita de tecnología María Inés Campos, participamos en la Feria de la Ciencia y la Tecnología. Nuestro proyecto ganó la instancia zonal y provincial, y fuimos invitados a participar en la instancia nacional en Río Gallegos, Santa Cruz. Ahí fueron mis inicios”.

En la secundaria, con los profesores Kreim y Cristina Saavedra, descubrió la biología, la física. “Aunque iba a una escuela con una orientación comercial –aclaró- lo que me apasionaba era la biología, así que cuando terminé esta etapa decidí estudiar Bioquímica”.

Tucumán

“No fue nada fácil la decisión de ir a la Universidad, no porque me faltara entusiasmo o decisión, sino por lo complicado en lo económico que era, y que sigue siendo, para un termeño, ir a estudiar a otra provincia” recordó.

A pesar del contexto (año 2004) y de las dificultades financieras, su familia, sus amigas (Paulina, Guadalupe Amaya y sus abuelos) la ayudaron a seguir adelante. Además, por sus buenas notas en la secundaria y por mantener su desempeño en la universidad, obtuvo una beca del Programa Nacional de Becas Universitarias que significó una gran ayuda económica para poder afrontar los gastos que tenía.

En la Universidad Nacional de Tucumán, descubrió la carrera de Licenciatura en Biotecnología. “Comencé haciendo bioquímica pero como los primeros dos años compartía el ciclo básico con biotecnología, me pasé a esa carrera porque complementaba lo que me apasionaba: la biología y la tecnología”.    

Santa Fe

Luego de años de estudio, en el 2013 obtuvo su título universitario. “Con el título de licenciada, decidí que quería hacer un Doctorado, ósea orientarme a la investigación, ya que la carrera en Tucumán estaba más orientada a la industria –siguió-. “Me presenté a un concurso (bolsa de becas) de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica que ofrecía una lugar para hacer investigación en la Universidad Nacional de Rosario y que también pertenecía al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), que es el principal organismo dedicado a la promoción de la ciencia y la tecnología en Argentina. Ahí, me anoté en la carrera de Doctorado en Ciencias Biológicas y realicé mi doctorado (5 años) becada por la ANPCyT y luego por CONICET”.

En esta Casa de Estudios de la provincia de Santa Fe, se dedicó a la investigación de los microorganismos hospitalarios que se vuelven resistentes a los antibióticos, por el mal uso de los fármacos, y por la rapidez con que evolucionan estas bacterias. “Como el proyecto de investigación podía continuar, después de doctorarme, me postulé para hacer un postdoctorado en el mismo laboratorio, y fui becada por dos años más por CONICET” agregó.

Por las limitaciones de recursos y de infraestructura que encontró en los últimos años, como otros científicos a lo largo de la historia Argentina, decidió buscar otros rumbos para seguir creciendo. “Es difícil porque sabes que vas a sufrir el desarraigo, pero también que vas a encontrar nuevas tecnologías, herramientas” reflexionó.

Estados Unidos

Luego de enviar cartas a investigadores de universidades de Estados Unidos e Inglaterra, recibió una respuesta desde Nueva York. “El proceso de selección no fue fácil: duró alrededor de 3 meses, fueron 3 entrevistas y en la última, invitada por ellos, tuve que dar una seminario”.

Al terminar este proceso, consiguió una oferta laboral en la universidad de Nueva York. “Formo parte el Departamento de Bioquímica y Farmacología Molecular, y sigo en la batalla de estudiar a las bacterias resistentes a antibióticos; con una búsqueda más orientada al desarrollo de nuevas drogas, o bien compuestos, que puedan contribuir a los tratamientos empleados en las clínicas contra las infecciones causadas por estas bacterias” describió.

Desde Norteamérica, la Doctora en Ciencias Biológicas, resume y reflexiona: “Nada de esto hubiera sido posible sin la educación pública y gratuita de excelencia que ofrece nuestro país, sin CONICET brindando las becas para que uno pueda dedicarse a hacer investigación y por supuesto al apoyo de mi familia, Ignacio, mi compañero de vida, y los amigos que son el sustento emocional para afrontar cada paso que uno da en la vida”.

“Un sueño, un ideal, es que nuestro país logre entender lo esencial de apoyar económicamente la educación, la salud, la ciencia y la cultura, que son los pilares fundamentales para el desarrollo de un país”.


Recomienda esta nota: