28/07/2015

Interior

INTA: “Cada vez hay menos monte, y más contaminación”

Desde hace algunos años, la Oficina del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria en Las Termas y la Secretaría de Agricultura Familiar de la provincia, trabajan con pequeños productores del Departamento Río Hondo, con el objetivo de revalorizar y estimular su producción, y capacitarlos en su trabajo.
Desde hace algunos años, la Oficina del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria en Las Termas y la Secretaría de Agricultura Familiar de la provincia, trabajan con pequeños productores del Departamento Río Hondo, con el objetivo de revalorizar y estimular su producción, y capacitarlos en su trabajo. Para lograr esto, crearon ferias, de venta e intercambio, en diferentes localidades. Por Eduardo Carrizo “La idea –contó la Ingeniera Agrónoma Silvina Coronel, encargada de la oficina local de INTA- es consolidar un espacio de ferias de venta e intercambio de productores locales, trabajo que se viene haciendo desde hace varios años en Las Termas y en otras localidades del Departamento. Nuestro objetivo es poder revalorizar la producción de la gente del campo” señaló. Generalmente los productos que se ofrecen en estas ferias son: verduras, huevos caseros, miel, dulces, arropes, tamales, chorizos y chacinados de cabra; artesanías en cuero, madera; cestería; semillas locales, plantines de flores, verduras, y árboles nativos. “Trabajamos –apuntó- con el programa Pro huerta, con el INTA y la Secretaria de Agricultura Familiar, y tratamos, en primer lugar, de tener en cuenta a los productores con los que venimos trabajando de localidades como Villa Río Hondo, Pozo del Arbolito, Acos, Amicha, Pozo Huascho, Tres Flores, Abrita Grande, Los Ovejero, El Brete, Colonia Tinco y Vinará, pero si hay productores que se quieren sumar puede contactarnos para que los podamos incluir”. “Para participar en estas ferias –aclaró- los productores no pagan ningún canon, porque sabemos lo que les cuesta venir hasta aquí. Nuestro objetivo principal es que se reúnan, compartan sus experiencias y conocimientos, fijen espacios, precios, y puedan vender sus productos”. A pesar de estos estímulos, como en todo el país, desde hace algunos años, en Santiago del Estero, y en el Departamento Río Hondo, ha crecido el monocultivo de soja por parte de grandes empresarios, avance que reconoce la ingeniera local. “Constantemente –describió- trabajamos con pequeños productores, sobre todo de la zona del Charco, que luchan contra el dilema de vender sus propiedades, o seguir trabajando la tierra. Nosotros tratamos de crear conciencia para que no pierdan su lugar, sus capacidades. Ellos nacieron y se criaron ahí, y aunque a veces no tienen un trabajo o un sueldo fijo, saben producir, criar a sus animales, y pueden subsistir”. Finalmente, reveló: “Creamos estos espacios para revalorizar y estimular su trabajo, porque creemos que es la forma de hacer frente al avance de los grandes cultivos de soja, y mostrar que se puede hacer otra cosa. Pero lamentablemente, cada vez hay menos monte para sembrar de forma saludable, y para dar de comer a los animales, y lo que aumenta es la contaminación. Y el principal foco son Las fumigaciones aéreas que contaminan el agua que toman los animales, la gente, y que se usa para regar las plantas. .
Recomienda esta nota: