05/03/2018

Sociales

El recuerdo de su madre

La historia de una joven de Las Termas que perdió la vida luego de que le realizaran un aborto clandestino

Carla Andrea Décima tenía 26 años y dos hijas. Tres días después de realizarse una interrupción precaria de su embarazo, la infección avanzó y se descompensó. Sus hermanos la llevaron al Hospital Zonal; la trasladaron de urgencia al Regional y, tras permanecer 40 días internada, falleció a principios del 2014.

Carla nació en primavera. En la primavera de 1987. Fue la tercera hija de Carlos Orlando Décima e Isabel Margarita Medina. “A mi primer hijo lo tuve en el Hospital viejo de Las Termas; a María en la habitación de esta casa con 40° grados de calor, y a Carla por cesárea en una clínica de Santiago porque se me había dado vuelta la placenta” recordó Isabel. “Mi marido pensó que iba a ser varón por eso le puso Carla”.

El murió cuando yo tenía 32 años, así que con hijos de 11, 4 y 2, quedé viuda y comencé a trabajar en un hotel. Prácticamente los crie sola, la luché haciendo todo lo que estaba a mi alcance para que no les faltara nada. Y ahora la sigo peleando por las dos hijas de Carla, que son mis angelitos. Hace de cuenta que comencé todo de nuevo” reflexionó emocionada.

Hija de una familia trabajadora del barrio Sector El Alto, Carla hizo el nivel inicial y la primaria en el Centro Experimental N° 6. Comenzó la secundaria en la Escuela de Comercio Ramón Gómez Cornet, pero dejó sus estudios en 4° año.

A los 18 tuvo a su primera hija. Trabajó como empleada de comercio en Las Termas y como camarera en Mar Del Plata y Bariloche. Con otra pareja, a los 25 años, tuvo a su segunda hija. Al poco tiempo de dar a luz, nuevamente, quedó embarazada. Como era algo que no esperaba, planificado, a fines de 2013 contactó y fue a una curandera para que le realizara un aborto clandestino.

Tres días después de que le realizaran la intervención precaria –el caso está judicializado-, comenzó a complicarse la situación. “Mi nieta mayor entró a mi habitación y me dijo que Carla estaba mal. Yo no sabía qué le pasaba. Llamé a sus hermanos y la llevaron al Hospital Zonal. De ahí, la trasladaron al Regional y estuvo 40 días internada” detalló Medina. “No sé por qué nunca me dijo nada. Yo justo estaba enferma y en reposo, si me hubiera levantado me hubiera dado cuenta lo que estaba pasando. Debe haber estado desesperada. No tuvo suerte mi hija”.

“Ahora –siguió- están debatiendo el tema de la legalización del aborto. Estaría bien que se apruebe porque hay mujeres que por la desesperación no saben qué hacer. Si estuviera la ley podrían ir a un Hospital con médicos por lo menos, y no a curanderos, ni nada por el estilo. Es cierto que tienen un montón de formas para cuidarse, pero algunas veces pasa” opinó. 

Datos

Recientemente, en diálogo con La Mañana de Radio Ciudad en FM 92.5, la Dra. María Domijan, Encargada del Área de Gineco-Obstetricia del Hospital Zonal, informó: “El año pasado, en Las Termas fallecieron 2 mujeres luego de realizarse abortos clandestinos y precarios. En nuestro país, la legislación solamente permite interrupciones de embarazos en casos de riesgo de vida para la madre o producto de violaciones. Los dos médicos que trabajamos aquí somos objetores de conciencia, por lo que las intervenciones legales se tendrían que realizar en otros establecimientos sanitarios de la provincia, o los directores de este establecimiento tendrían que contratar profesionales que sí estuvieran dispuestos a realizar esta práctica”.  

“En los últimos seis meses, se realizaron 28 legrados en pacientes que llegaron con diagnósticos de abortos incompletos –no sabemos si son abortos espontáneos o intencionales-. Tenemos una muy buena cobertura de métodos anticonceptivos y consejería; y hemos colocado más de 80 implantes subdérmicos –chips anticonceptivos que se colocan debajo de la piel-“.  

Esta semana, María Campos, oriunda de la localidad rural de Villa Matoque, al norte de Santiago del Estero, llegó al Hospital Regional de la capital santiagueña con una infección generalizada y no pudieron salvarle la vida. Tenía 37 años, un hijo y cinco hijas. Los abortos inseguros son la primera causa de muerte individual de mujeres gestantes en la Argentina.

Desde la recuperación de la democracia murieron 3030 mujeres por abortos inseguros. Cada día, 153 llegan a un hospital público con complicaciones relacionadas con la interrupción de un embarazo.

En Uruguay, desde la legalización del aborto, el porcentaje de muertes por esta causa descendió de 37 por ciento a 8 por ciento.

Pedido 

Por respeto a la familia, y porque es una historia delicada y sensible, pedimos que no se realicen comentarios agresivos. Aunque estamos autorizados por su madre a publicar la historia con la fotografía y los datos, decidimos sacar la foto de la joven para evitar controversias. Muchas gracias. 

Recomienda esta nota: