22/08/2019

Sociales

Amor

Se casaron y pidieron como regalo de boda donaciones para ayudar al prójimo

Todos los jueves, el matrimonio, integrado por una joven de Las Termas y un joven tucumano, asiste a personas en situación de calle y a familias que esperan en las guardias de los hospitales.
Ampliar (1 fotos)

Foto: Ina Casanova

Nadia Kladko es una joven de Las Termas que, como otros estudiantes de la ciudad, migró a Tucumán con el objetivo de seguir sus estudios universitarios. Viviendo en la vecina provincia, conoció y se enamoró de Pablo Jiménez, un joven tucumano.

Durante un tiempo, integraron la Comunidad Misionera de Santo Domingo y luego, junto a otros 15 jóvenes, formaron “Noche de Caridad” un grupo que comparte cafés o sopa con personas en situación de calle o con aquellas familias que esperan la guardia del Centro de Salud y el Hospital Padilla.   

Recientemente, Nadia y Pablo decidieron contraer matrimonio. En la noche de bodas, luego del brindis, les dijeron a sus invitados que en una urna podían dejar colaboraciones para que pudieran seguir realizando la tarea de ayudar al prójimo. Familiares, amigos y conocidos, hicieron su aporte, y el joven matrimonio recaudó $7.000, fondos que van a servir para poder financiar sus actividades hasta fin de año.

“Ina casanova, la fotógrafa  de nuestro casamiento, publicó las fotos en las redes y se viralizaron. No fue algo que buscamos, por eso estamos sorprendidos por la repercusión que tuvo”” contó Nadia en diálogo con Voces.

“Desde hace un año que hacemos esta actividad, y el café, el plato de sopa nos sirven para poder contactarnos con otras personas, mirarlos, conocer sus historias, escucharlos” reflexionó. “Son tiempos difíciles, y tenemos que salirnos de nosotros mismos, dejar de pensar que nuestros problemas son los únicos o más graves que existen, y compartir con el prójimo”. ´

De 21:30 a 3:30, los jóvenes comparten un momento con personas que están pasando una situación difícil. “Comenzamos con un termo, 30 litros de café, 4 de sopa, tortillitas, alfajores de maicena, budines, pero en realidad nosotros somos los que comenzamos a nutrirnos” agregó.

Esta semana, el diario La Gaceta de Tucumán, publicó la noticia en su página virtual con el título: “El amor en tiempos de crisis: donaron su regalo de bodas para obras de caridad”. Y en la nota habló sobre el amor de pareja, “del amor al prójimo. A la vida”.

Orgullo termeño

Nadia es la segunda hija de Mabel Farez y Basilio Kladko. Junto a sus hermanas, Jesica y Dayana Kladko, cursó la secundaria en la Escuela de Comercio Ramón Gómez Cornet. Desde chica, ayudaba a sus padres en un almacén que tenían en el barrio Sector El Alto. Una amiga que la conoce desde la adolescencia, la describió: “Siempre fue una chica solidaria, dulce, honesta, que ama lo que estudia, que tiene mucha empatía con los niños, de esas personas que necesitas tener a tu lado para toda tu vida”.


Recomienda esta nota: